Abril de 2020

Resiste.

Ríndete.

Resiste.

Ríndete.

Es el vaivén de mi mente, de mi cuerpo.

Es mi caos interno luchando contra sí mismo.

Resiste, el dolor puede ser un acto de denuncia.

Ríndete, la tristeza sólo se evapora, si la dejas ser.

Llega la ola.

Me tumba.

Alzo la mirada.

Recupero las fuerzas.

Me pongo de pie, en espera de la siguiente ola.

Resiste.

Levántate.

Ríndete.

Cae.

Y mi cuerpo se resiste a ser vencido por el dolor, sin embargo, esa misma resistencia puede convertirse en guerra.

Está mal sentir tristeza.

¿Por qué estarías triste?

¿Ya intentaste hacer…?

Deja de hacer…

Haz algo para sentirte bien.

Es tu debilidad…

¿Otra vez aquí?

Y mi cuerpo se resiste.

Mi mente lucha por su vida.

Se levanta, tras cada ola.

A pesar de que perdió sus fuerzas.

Resistir ya es vivir.

Sí.

En ocasiones, resistir es vivir; en otras, sobrevivir.

Rendirse, en cambio, pareciera asemejarse a perder.

Rendirse también puede ser recibir, aceptar y sentir.

Notar la marea subiendo, saber que es imposible huir o incluso resistir.

Bajar las defensas, pero no la guardia.

Dejar que el agua golpee el cuerpo, que incluso lo tumbe.

Sentir las olas recorriendo el alma.

Dejar de nadar, dejar de remar para dedicarse a sentir.

A flotar en el mar que es caos.

Recibir la tormenta y rendirse ante la tristeza, es otro acto de resistencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .