Confesiones de una experta en cuidar a otras personas, no tanto cuando se trata de permitir que otras la cuiden

Destacado

El acto de cuidar, como maestría, el acto de ser cuidada, como locura. Rebelarse ante los mandatos del pasado, pedir ayuda, sabiendo que llegará a caudales. Permitir que el río entre en casa, que serene el incendio que asedia, que se lleve las cenizas, que un día tuvieron la osadía de ser cimientos.

Junio de 2020

Huir a veces es darle la espalda al mundo, aunque también, en el camino, puede ser darnos la espalda. Para mí, huir significa dejar de escribir. Cuando comencé a contarla, pensé que se trataba acerca de mi proceso para sanar el haber estado en una relación abusiva. Hoy sé que no es así. En realidad, Agridulce es acerca de mi camino para aprender a ser vulnerable. Es un caminar diario, en el que cada paso cuenta.